TRES TRABAJADORAS QUE COBRAN 640 € EN RTPA SERÁN DESPEDIDAS PORQUE RESULTAN DEMASIADO CARAS

Durante años la RTPA fue presentada ante la opinión pública como un generador de empleo de calidad tanto directo como indirecto. Parece que ya nadie se atreve a manifestar dicha falsedad en público. Lejos de ello, la gestión de la RTPA, apoyada en una legislación que favorece la privatización de los servicios públicos y la precariedad laboral, impulsa todo tipo de prácticas que atentan contra derechos laborales básicos, promoviendo la precariedad extrema y los despidos a la par que favorece a empresarios sin escrúpulos cuyo única prioridad es la avaricia y la búsqueda de beneficio económico sin ninguna consideración social ni humana.

Así se ejemplifica con el último atropello laboral al que vamos a asistir en breve si no se remedia. Las tres trabajadoras de la recepción de la RTPA, que actualmente cobran 640 euros mensuales con las pagas extras prorrateadas y trabajando fines de semana y festivos serán despedidas el 31 de diciembre. No hay causas económicas ni se trata de un recorte de plantilla. Simplemente son demasiado caras. La RTPA ha adjudicado el servicio con una nueva empresa, CLN, que prefiere contratar con personas con discapacidad que le salen más baratas porque sus contratos están subvencionados. Es decir, la RTPA, acepta, consiente y sus gestores se benefician de que una empresa pueda ofrecer una oferta más económica en el proceso de licitación pública a costa de despedir a tres trabajadoras para contratar a tres personas que le saldrán más baratas. Puro mercadeo de seres humanos, de usar y tirar, en el siglo XXI, en una empresa pública asturiana. Las tres trabajadoras, que acumulan una antigüedad de más de 11 años, son demasiado caras para tener un rendimiento decente con ellas. ¿No suena a tráfico de personas? Tal vez lo sea. Por el camino la dirección de la cadena pública se ahorra unos 15000 euros que vendrán muy bien para financiar sus sueldos (algunos de más de 70.000 euros anuales), sus chanchullos, su red clientelar y a sus amiguetes.

Estos directivos, entre los que tenemos que señalar muy especialmente como responsables de esta situación a Antonio Virgili, como director general, a Manuel Castrillo, como director de gestión y RRHH y a Ana Lada, como directora de servicios jurídicos, eluden toda responsabilidad con lo que atentan contra su propia profesionalidad convirtiéndose de paso en seres mucho más miserables por no reconocer las consecuencias de sus actos. No nos olvidamos tampoco de señalar al resto de directivos que parasitan esta empresa pública cuyas capacidades profesionales y organizativas brillan por su ausencia, 9 en total, enchufados o escogidos a dedo por sus lealtades personales con este tipo de prácticas y todo tipo de chanchullos, ni al consejo de admnistración que no tiene ningún problema en firmar este tipo de contratos cuyos miembros cobran por una sola reunión más dinero que el sueldo mensual de las trabajadoras de la recepción que serán despedidas si nadie le pone remedio.

Desde la CSI na RTPA exigimos como solución inmediata a esta situación que se garantice la continuidad de estas trabajadoras por medio de la subrogación independientemente de la empresa que gestione el servicio de la portería.

Y no queremos olvidarnos que, aunque la situación de precariedad laboral que se da en el caso de estas trabajadoras y el atropello que supondría su despido para contratar personal más barato aún, es con toda probabilidad el de mayor gravedad, estas situaciones y prácticas han sido habituales y han formado parte esencial de la estructura de la RTPA y sus políticas de gestión a lo largo de su recorrido desde su nacimiento, hace ahora 12 años. La estructura de empresa pública con la mayoría de sus áreas fragmentadas y externalizadas incluyendo partes esenciales como los informativos o el control de las emisiones ha cumplido con dos objetivos claros, a la par que generado infinidad de problemas y costes: alimentar una red de empresas de carácter clientelar y leal a las prácticas de la empresa con la que se compran voluntades y silencios, incluyendo los de los grandes medios de comunicación asturianos, y fomentar la explotación laboral precaria a través de contratos temporales, despidos, bajos salarios, fomentando la indefensión con la amenaza y el miedo para conformar plantillas sometidas y silenciadas.

Nos produce pánico pensar que el actual modelo de gestión de lo público desarrollado en la RTPA, que al fin y al cabo poco importa a una sociedad que ya ha interiorizado como normal la corrupción y los chanchullos, y que puede solucionar algunos de sus problemas en este sentido cambiando de canal o de emisora, pueda ser no ya la excepción, sino el modelo a desarrollar en otros servicios tan esenciales como la sanidad y la educación. Mucho nos tememos que en este sentido empresas públicas como la RTPA estén a la vanguardia guiando el desastre colectivo hacia el futuro.

Por todo ello convocamos una CONCENTRACIÓN a las puertas de la RTPA para exigir que las compañeras de recepción continuen en sus puestos de trabajo el 1 de enero de 2018 y para denunciar el modelo de gestión de la RTPA.

 

CONCENTRACIÓN EN RTPA

STOP DESPIDOS Y STOP CHANCHULLOS

VIERNES 15 DE DICIEMBRE 12:30

Deja un comentario