El Comité de Empresa expone su visión de RTPA ante el Consejo de Administración

USO Y UGT RECHAZAN LA RECUPERACIÓN DEL CONVENIO COLECTIVO

El Consejo de Administración de RTPA ha recibido a los miembros del Comité de Empresa en la sesión de este lunes.

Los representantes de los trabajadores han podido exponer su visión de la RTPA y plantear algunas propuestas para superar algunos de los problemas y aprovechar más eficientemente los recursos de los que RTPA dispone. Temas como la estructura laboral, la producción propia o la transparencia se han puesto sobre la mesa. También se ha hablado sobre la situación en la que se encuentran los trabajadores tras no haber llegado a buen puerto la negociación por un nuevo convenio colectivo y vencer la ultraactividad del anterior.

La intervención del presidente del Comité de Empresa ha seguido el siguiente guión, si bien, como es habitual, no todo lo escrito se ha manifestado como en el texto y algunas cosas se han dicho que no aparecen en el guión de referencia.

Al Consejo de Administración de RTPA. 21 de marzo de 2016

●1 Plantilla, estructura laboral y subcontratación

La plantilla de RTPA esta formada por la integración de las de TPA, RPA y la Productora que suman 129 personas + 6 directivos.

Además, hay una serie de trabajadores subcontratados que desarrollan actividades esenciales para el funcionamiento de RTPA, algunos en áreas estructurales como Control Central o Continuidad (UTE Grupo Secuoya, con sede en Andalucía), sin los cuales sería imposible emitir o la Redacción paralela (UTE de Factoría Plural, con sede en Aragón), esencial para los informativos. Trabajadores en condiciones muy precarias pero cuya participación es esencial tal y como podemos ver en la resolución de servicios mínimos de la última huelga general.

Muchos de estos trabajadores además de precarios, son realmente trabajadores de RTPA contratados a través de empresas intermediarias que los ceden ilegalmente. Aproximadamente 55 trabajadores de RTPA han sido declarados cedidos ilegales en los tribunales en los últimos años, la Dirección despidió a todos los que pudo, pero 23 forman ahora parte de la plantilla de RTPA. Otros más de 30 puestos de trabajo vuelven a ser subcontratados tras haberse despedido a los trabajadores ilegalmente cedidos, y otros muchos que en situación similar no llegaron a denunciar.

Las sentencias de cesión ilegal, como la precariedad laboral no son un problema en sí, sino consecuencias del verdadero problema, los síntomas que se manifiestan por el problema de la estructura laboral de RTPA que no se corresponde con la realidad. Lo importante para superarlo es identificar y tratar el verdadero problema y no los síntomas, y el problema en sí es la subcontratación cuando se subcontratan puestos de trabajo esenciales en áreas estructurales de RTPA.

23 trabajadores fueron incorporados a la plantilla de RTPA, pero no fueron incorporadas a la partida de gastos de personal las partidas presupuestarias que RTPA destinaba a las empresas que los cedían.

Los responsables de esta situación no han asumido las consecuencias, han sido las víctimas de cesión ilegal los más perjudicados, pero también los trabajadores de RTPA quienes las han tenido que asumir, las consecuencias, con importantes recortes salariales, como el sufrido en 2013 bajo amenaza de ERE, cuando ya se había dejado de percibir un complemento del 10% desde 2010, se había aumentado en 2012 la jornada de 35 a 37,5 horas semanales y se había recortado la extra de diciembre como a los funcionarios y se sufría la congelación salarial aplicada a los funcionarios.

La Ley General Audiovisual, que data de marzo de 2010, dice en su artículo 41, todavía en vigor, que “Todo prestador del servicio público de comunicación audiovisual deberá contar con la organización y estructura suficiente y necesaria para asegurar el cumplimiento de la misión de servicio público que le haya sido encomendada.”. Algo que no cumple RTPA si cuando hay una huelga se consideran esenciales para cumplir con los servicios mínimos, puestos de trabajo que están externalizados. Y efectivamente son esenciales.

Les invito a que hagan un estudio sobre qué servicios son esenciales para la comunidad e inicien un plan de actuación destinado a que, en los próximos años, los puestos de trabajo fundamentales para garantizar esos servicios se contraten directamente. Aunque sólo sea por cumplir la ley.

Esta Ley, que no era una mala ley, decía en su art. 40 que “Los entes que presten el servicio público de comunicación audiovisual y sus sociedades prestadoras no podrán ceder a terceros la producción y edición de los programas informativos y de aquellos que expresamente determinen los mandatos marco que para cada ente se aprueben en desarrollo del marco competencial correspondiente.” Un párrafo que fue amputado en 2012, permitiendo a cada comunidad autónoma regular esto como quiera, y así en la ley autonómica 8/2014 que regula RTPA esto es mucho más abierto (art. 8.2), pero lo leo para que reflexionen sobre el sentido, lo que justifica la existencia de las televisiones públicas, uno de cuyos pilares es garantizar la libertad e independencia de la información, y este artículo pretendía garantizar la independencia de los profesionales, que, como ustedes bien saben, al estar contratados en precario y en manos de empresarios privados, se genera dependencia que deriva en autocensura…. y en pérdida de la esencia que lleva a la existencia de los medios públicos.

En el mandato marco, que próximamente se afrontará, se puede y se debe regular este aspecto de una forma más adecuada a lo que se espera de una radiotelevisión pública.

Somos conscientes de las limitaciones de la Ley de Presupuestos y que la internalización no se puede hacer de hoy para mañana, pero su mandato es por 6 años y debe definirse la estructura que debe ser interna como un objetivo hacia el que caminar en los próximos años, pensando en la radiotelevisión que queremos tener en el año 2021 y que las decisiones que se tomen respondan a un plan de actuación y no sean simplemente por inercia o por hacer un parche como parece que se hace todo en esta casa en los últimos tiempos. Habrá que buscar el momento oportuno cuando finalicen los contratos firmados con las empresas para hacerlo de forma ordenada y sin causar males mayores.

El párrafo amputado del art. 40 de la Ley General Audiovisual continuaba “Igualmente, impulsarán la producción propia de su programación de forma que ésta abarque la mayoría de los programas difundidos en las cadenas generalistas.”. Lo que nos sirve para enlazar con el tema de la producción propia y el aprovechamiento de recursos.

●2 Producción propia y aprovechamiento de recursos (unidad móvil, plató…)

RTPA debe apostar por la producción propia y sacar el mayor partido a equipamientos disponibles que están en desuso. El plató o la unidad móvil deben ser explotados en lugar de destinar todos los recursos a la compra de programas ya hechos o por la vía de encargos de producción a empresas externas.

Se hablaba hace unos días, en la Comisión de Control de RTPA, de la empresa Cronistar. Es una empresa a la que se RTPA encarga varios programas. No sé si ustedes tienen los datos actualizados. Por lo que hemos podido saber en 2015 realizaban 4 programas, 3 que se emitían de lunes a viernes y el cuarto con una emisión semanal los domingos. En total el coste superaba los 400.000€. El programa de mayor importe es ’La radio es mía’, un programa que se emite de lunes a viernes de 7:30 a 10:30 horas y por el que RTPA paga 200.000€. Por este dinero RTPA podría contratar 6 trabajadores, y por comparar, el programa ’El tren de RPA’ que produce directamente RTPA y se emite también diariamente de 10:30 a 14:00 horas, lo hacen entre 3 trabajadores. Quiero decir con esto que destinando a la contratación de trabajadores los recursos que se destinan a la producción externa del programa ’La Radio es mía’ se podría producir directamente un espacio similar utilizando los estudios que tiene en desuso RTPA, y aún sobrarían trabajadores para poner en marcha, por ejemplo, un turno de fin de semana de informativos en la RPA. Y además se evitaría dejar en manos de una empresa externa la edición de un programa que, aunque no en su totalidad, pero contiene contenido informativo. Esto no es más que un pequeño ejemplo con la programación de la radio, pero es extrapolable a la programación de la televisión, con su aumento proporcional en las cuantías que se manejan. La práctica totalidad de la programación de la TPA es producida por empresas externas, con cifras que también elevan el coste de lo que costaría producir directamente, y especialmente en programas como ’Conexión Asturias’ donde se mezcla el contenido informativo con el publicitario, sin ningún control editorial por parte de RTPA.

Decía hace unos días el director general de RTPA en sede parlamentaria que el presupuesto de RTPA está muy equilibrado pues los gastos estructurales están en el 48%. Al margen de que nos gustaría conocer el desglose de esas partidas, también si se incluyen como gastos estructurales partidas destinadas a áreas estructurales que están externalizadas, otra lectura que podemos hacer es que más de la mitad del presupuesto de RTPA se va directamente a la empresa privada.

Zebrastur, por ejemplo, empresa encargada de un importante número de programas de la programación habitual de TPA, percibía por los mismos unos 7,5M de € en 2011. Ahora, produce una programación similar probablemente por la mitad, lo que ya evidencia el sobrecoste que se pagaba anteriormente, pero podría reducirse notablemente el coste apostando por la producción interna, por dotar el plató de trabajadores que lo exploten y produzcan la programación habitual de la cadena. Algo parecido ocurre con Asturmedia a la que se encargan incluso programas informativos, y que no tiene a ningún trabajador indefinido sino que sus contratos están vinculados al contrato de la empresa con RTPA. Como hemos visto con el ejemplo de la RPA con Cronistar, el ahorro que se puede hacer es sustancial y además se garantiza una estabilidad laboral que ahora no tienen los trabajadores y se cumple con el art. 28 de la ley que se refiere a respetar la igualdad de oportunidades en la contratación de trabajadores po RTPA.

La opacidad de estos contratos esconde sobrecostes, también unos procedimientos de contratación poco respetuosos con la igualdad de oportunidades que deberían ser revisados para no caer en el abuso de la excepción.

●3 Transparencia y deuda

Es necesario aumentar la transparencia y hacer públicos los costes de los contratos que vinculan a RTPA con la empresa privada. Una transparencia que debería llegar también a la deuda. Conocer quienes son lo acreedores que generan dependencia por parte de RTPA, y que sospechamos puedan ser los principales acreedores los mismos que obtienen los mejores contratos utilizando la deuda de manera coartiva en la negociación.

Pero ni siquiera a los trabajadores, ni a los representantes de los trabajadores se nos informa de estos costes, incluso cuando se nos exigió un importante recorte en 2013 amenazando con despidos. Sabemos que podíamos ahorrarnos los recortes contratándose directamente a algunos trabajadores y asumiendo la producción directa de algunos de estos contenidos en lugar de pagar a los intermediarios.

Sabemos que la ley vincula a RTPA con el desarrollo del sector audiovisual, pero el sector audiovisual son sus trabajadores y los pequeños empresarios que asumen riesgos para realizar un trabajo, y no empresas de Andalucía o Aragón sin ninguna infraestructura en Asturias que se limitan a hacer de intermediarios entre RTPA y sus trabajadores como meros pagadores de nóminas quedándose buena parte del sinero por el camino.

●4 Convenio colectivo

Decíamos que los trabajadores de RTPA son quienes han tenido que asumir las consecuencias de las cesiones ilegales con importantes recortes salariales, como el sufrido en 2013 bajo amenaza de ERE, cuando ya se había dejado de percibir un complemento del 10% desde 2010, se había aumentado la jornada de 35 a 37,5 horas semanales o retenido la extra de diciembre de 2012 como a los funcionarios y se sufría la congelación salarial aplicada a los funcionarios, con la diferencia de que estos generan un aumento por antigüedad cada 3 años que es aproximadamente del 4% de su sueldo base. Así desde 2010 a 2016 los funcionarios han aumentado su remuneración en un 8% mientras a los trabajadores de RTPA no sólo se nos ha congelado tras aplicarse un recorte del 10% sino que se han aplicado nuevos recortes.

Pero no a todos los trabajadores de RTPA les han afectado estas medidas, un grupo de unos 40 trabajadores elegidos arbitrariamente por la dirección perciben un complemento que en su cuantía más típica es de 13.750€ anuales, un complemento desproporcionado que genera importantes desequilibrios salariales y cuyo coste para las arcas de RTPA no ha dejado de crecer en los últimos años hasta situarse muy cerca de las 400.000€ anuales mientras en todo lo demás se aplican recortes (el complemento que se dejó de abonar a todos los trabajadores en 2010 apenas eran unos 2.000€ anuales).

Precisamente los funcionarios firmaban la ultraactividad indefinida de su convenio en junio de 2013, evitando enfrentarse al chantaje de elegir entre firmar un convenio de recortes o quedarse sin convenio.

Aquí, nos hemos quedado sin convenio tras el gran rechazo que ha sufrido el intento de la dirección de firmar un convenio bueno para unos pocos pero muy malo para la mayoría de los trabajadores. Ese no es el camino. Estar sin convenio es malo para los trabajadores, pero también lo es para la empresa. Intentar negociar un convenio sin tener en cuenta a la sección sindical más representativa no puede llevar a buen puerto.

Es necesario negociar entre todos, pero teniendo en cuenta que hay que hacer un convenio basado en criterios objetivos y acabar con la arbitrariedad, y hay que reducir los inmensos desequilibrios salariales existentes en RTPA enfocando las mejoras en quienes menos cobran y quienes más han sufrido los recortes de estos últimos años. Además debe exigirse a Función Pública el mismo aumento de los gastos de personal que se ha aplicado en el Principado por concepto de antigüedad.

Entretanto no se llega a un acuerdo, deberíamos mantener el pacto que suponía el convenio colectivo anterior, como regulaba la ley hasta 2012 y como acordaron los trabajadores del Principado tras la reforma de la ley. Quedar en este vacío legal no es bueno para nadie, por lo que les propongo que se comprometan con nosotros a mantener en aplicación las condiciones del convenio colectivo anterior hasta que tengamos uno nuevo que lo sustituya.

Gracias.

Los tres primeros puntos intentan partir del consenso que existía en el Comité acerca de estos temas como la internalización de las áreas estructurales, el aprovechamiento de los recursos propios o el control de las condiciones laborales del personal subcontratado y la necesidad de aumentar la transparencia. El punto del convenio, en cambio, es un tema conflictivo en estos momentos y este texto recoge la visión de la CSI na RTPA. Los representantes de USO y UGT han expuesto su visión acerca de este asunto.

Sorprendentemente, han sido los representantes de USO y UGT quienes han rechazado la posibilidad de que se acuerde la aplicación del convenio recién vencido hasta que se pueda acordar uno nuevo que lo sustituya. algo que los consejeros parecían predispuestos a estudiar si la propuesta fuera secundada por toda la representación de los trabajadores.

Según han manifestado los representantes de estas dos secciones sindicales, prefieren que sigamos sin convenio y que se les apliquen como condiciones particulares las que habían preacordado con la dirección y que fueron rechazadas por una amplia mayoría de los trabajadores de RTPA (77 votos en contra, 36 a favor), puesto que sólo beneficiaban a una minoría de los trabajadores y perjudicaban notablemente a la mayoría.

La aplicación de esta medida supondría aumentar la discriminación en RTPA aplicando mejoras a unos pocos y dejando en el limbo a la mayoría de los trabajadores.

Increíble que unos representantes sindicales renuncien a la negociación colectiva y prefieran la negociación individual de las condiciones, una vuelta a los tiempos preconstitucionales, una entrega al caciquismo, la llegada a RTPA del ’villismo’.